¿Cómo decidieron trabajar juntos?


CN: “La chispa que nos unió fue las pasiones compartidas. Yo estudié arte contemporáneo, pero amo la arquitectura. Miguel es arquitecto, y fanático del arte contemporáneo. Así nos conocimos y comenzamos a compartir nuestros intereses y gustos.  Para ese momento yo era la Editora de Entorno, la Revista del Colegio de Arquitectos y estaba en búsqueda de un asistente editorial. Recuerdo como hoy que le pregunté a Miguel si conocía candidatos,  y curiosamente Miguel se autodenominó.”


MM: “Auto-referido. [Se ríe]”


CN: “Comenzó a trabajar como Asistente Editorial, mientras yo seguía haciendo la feria de arte contemporáneo CIRCA. Cuando el Museo de Arte de PR se acerca a nosotros para hacer un evento de graffiti, que se llamó Graphopoli, Miguel tuvo la idea de hacer un negocio y dejar de trabajar como consultores. En ese momento fundamos Muuaaa.”  


“En aquel entonces, Muuaaa se dedicaba a proyectos culturales, y Miguel lideraba el componente de identidad de esos proyectos” 


MM: “Nuestra intención en aquel momento era hacer proyectos culturales; queríamos crear cultura y por un tiempo, o por los primeros tres años al menos, nuestro enfoque era ese.  Durante este tiempo fui aceptado al programa de maestría de la Architectural Association de Londres, un programa muy prestigioso de arquitectura digital. Cuando termine allí, le comenté a Celina de mi interés por hacer un modelo híbrido de diseño y arquitectura como pocos en el mundo, pero para eso tenemos que asociarnos. Así surgió la decisión de convertir a Muuaaa en un estudio de diseño. Priorizamos la visión de lo que queríamos ser, y a dónde queríamos llegar. El resto se dio durante los primeros años de manera orgánica.” 


¿Cómo fueron esos comienzos?


CN: “En nuestro caso, ninguno de los dos tenía trasfondo en negocios, así que nos enfrentamos a algo muy nuevo de igual forma, y fuimos creando muchas de nuestras propias reglas en el camino. Hemos experimentado muchos momentos de tensión y desacuerdos creativos que nos han ido enseñando y ayudando a crecer. Para nosotros, lo más importante cuando estos desacuerdos pasan es tener respeto y amor. Saber separar las personas dentro y fuera del contexto del negocio.” 


Aventurarse a tener un negocio con tu pareja es un trabajo a tiempo completo en todo el sentido, tanto en carrera profesional, como en relación personal. Lo cual Celina y Miguel aseguran no es posible si no existe amor profundo. 


MM: “Con el tiempo aprendimos que las presiones, los tropiezos, el aprendizaje dentro del negocio, las experiencias, todo falla si no hay amor. Esa es nuestra base inquebrantable.”


Entonces, ¿cómo hacen para establecer límites entre el trabajo y su relación? Ambos coinciden en que se trata de compartir visión y protegerla en el proceso.


CN: “Admito que hay momentos donde resulta difícil - no todo el camino es color de rosas, pero ¿con quién mejor que construir un negocio y/o futuro que con tu pareja? Lo importante es no permitir que las situaciones del trabajo permeen la relación negativamente y definitivamente no llevarlas a la casa.”


MM: “Totalmente de acuerdo. Especialmente en nuestra profesiones que son creativas, donde la subjetividad de opiniones es virtualmente inescapable. Así que en casos donde hay diferencias, hay que saber proceder con respeto y entendimiento. 

Cuando hablamos de proyectos en la oficina, es bien importante poder debatir, discutir, hablar sobre nuestras diferencias y construir sobre las ideas del equipo, siempre teniendo en cuenta roles establecidos y la distribución de responsabilidades”


¿Cuál es la mejor parte de tener un negocio con tu pareja? ¿Comparten sus metas personales y profesionales?


CN: “Ya Miguel y yo llevamos 13 años juntos, y yo digo que al día de hoy una de las claves para llevar tanto tiempo es que compartimos una misma visión. Eso es lo que creo que nos unió por primera vez hasta el día de hoy. Aún cuando pasó María, nuestra reacción fue exactamente la misma y el norte era el mismo. Esa unidad de propósito nos lleva adelante. Puedo decir con toda certeza que estoy cada día más enamorada.” 


MM: “Creo que hay que hacer hincapié en la importancia de tener metas personales y profesionales distintas. De repente puedes encontrarte simplemente alcanzando metas colectivas, y olvidarte un poco de las personales. Por ejemplo, Celina y yo tenemos unas metas de hacia dónde debe ir la oficina y lo que queremos alcanzar como creativos, pero ella tiene unas inclinaciones particulares hacia el tema de la mujer, y el empoderamiento financiero de la mujer, y mi trabajo es apoyarla, pero mi interés personal es innovar y explorar otros temas dentro de mi disciplina y ella es mi fan número uno en eso y me empuja a realizarlo.” 


Para Celina y Miguel, es importante tener presente que ser empresario o empresaria trae unos retos increíbles y requiere un nivel de stamina para balancear energías y tiempo con tus seres queridos.


¿Qué le recomiendan a parejas que trabajan juntas y quizás están pasando por momentos complejos en la relación profesional/personal?


MM: “La terapia psicoanalítica nos ha ayudado muchísimo. Aunque no hacemos terapia en pareja, cada uno recibe terapia individualmente. Celina y yo visitamos psicoanalistas para poder entender una y otra vez hacia dónde nos dirigimos, qué cosas queremos lograr, cuáles son nuestros roles, y otras preguntas que obstaculizan la claridad en nuestros procesos. Igualmente, mantenernos reflexionando, aprendiendo, haciendo introspección para tener más perspectiva. Uno no puede ser capitán de un barco sino sabe hacia a dónde va.


También me gusta leer libros, sobre qué hacen las grandes corporaciones como Pixar, Apple, Navy Seals y NBA, entre otros, para estimular el proceso creativo. Entiendo que los libros son imprescindibles para entendernos como negocio, amplificar y mejorar dinámicas en grupo, y acercarnos a nuestros roles con mayor claridad.” 


CN: “Como menciona Miguel, llevo visitando un psicoanalista por tres años consecutivos y la idea es por supuesto ayudar entendernos, a dónde debemos dirigirnos como pareja y como individuos; en cuanto a los mentores, nos ayudan mucho en procesos puntuales de negocio, pero no como pareja. A mi me encanta hablar de todo, dialogar inmediatamente sobre cualquier incomodidad que sienta en él o en mí, para así evitar que se acumulen. La clave es el respeto, la sinceridad y la comunicación.” 


¡También hay que despejar la mente! Ambos comparten lo que les encanta hacer en su tiempo libre, y sus tips para otras parejas empresarias que comparten espacio de trabajo.


¿Qué actividades les gusta hacer en su tiempo libre?


Ambos: ¡Viajar y viajar! Cada vez que podemos. 


CN: “Nos encantan los getaways, y tratamos de viajar a ciudades con gran oferta cultural, o el total opuesto: a playas desoladas donde nos desconectamos por completo.” 


MM: “Es una oportunidad también para ejercitar la mente, refrescar, obtener perspectiva y sobretodo inspirarnos juntos. Ese cambio de escenario hace falta, y también nos enriquece a nivel profesional, porque además siempre estamos buscando cómo mejorar nuestro negocio, complacer clientes y más.”  


¡Sigue nuestras redes y suscríbete a nuestro newsletter para recibir más historias como esta, información importante para tu negocio y marca, y conocer sobre nuestros proyectos! 


@muuaaa_design - Instagram
Muuaaa - Facebook 
Muuaaa Design Studio - LinkedIn


Muuaaa es una agencia de innovación y diseño especializada en marcas, arquitectura, y estrategias de crecimiento de marca.